Saltar al contenido
Consejos para ser feliz

¿Eres una persona soberbia?

febrero 22, 2019
¿Eres una persona soberbia?

La soberbia es sentimiento en el cual una persona se define como superior a los demás, es decir considera que es más valiosa o más importante. Sus acciones u opiniones están enmarcadas por un deseo de  demostrar que solo él/ella hace las cosas perfectas y por tal motivo debe ser admirada y respetada.

Generalmente este sentimiento demuestra todo lo contrario, ya que la persona que lo practica tiene grandes problemas de inseguridad y poca confianza en si mismo.

Puede confundirse en muchas ocasiones con tener alta autoestima. El narcisismo es el término psicológico para la soberbia. Y pueden distinguirse dos tipos: el narcisista vulnerable, y el grandioso. El primero es el que utiliza la soberbia para compensar su inseguridad, y el segundo, realmente se cree tan perfecto como se muestra.

Cómo se comporta una persona soberbia

Por lo general, las personas que se comportan de esta manera son aquellas que van cambiando conforme han obtenido logros en sus vidas. Eso es supremamente valioso, ya que aprovecharon al máximo sus capacidades y cualidades para lograrlo. Sin embargo, esta actitud de comparación frente a otros, impide que esos logros sigan multiplicándose. La humildad es un valor fundamental en las personas exitosas.

De otro lado, también existe otro rasgo que caracteriza a las personas soberbias y arrogantes, utilizan esto como un mecanismo de defensa en compensación de su inseguridad, de inferioridad y falta de confianza. El miedo al rechazo es la principal causa,ya que al mostrar una imagen superior y de rechazar primero a los demás se crea inconscientemente un sentido de prevención frente al daño que se pueda recibir de otros.

Así mismo, la necesidad de aprobación es otro factor clave para las personas soberbias, debido a que le dan bastante importante a la opinión de otros. Dependen de una necesidad de llamar la atención y de otros aspectos como

  1. Habla mucho de si mismo y de sus éxitos
  2. Buscan la admiración, el halago y la alabanza de otros.
  3. Esconden sus debilidades
  4. Evidencian problemas para crear buenas relaciones sociales.
  5. Jamás reconocen sus errores y no toleran las criticas
  6. No piden perdón con frecuencia.
  7. Critican en exceso a aquellos que no son similares a su comportamiento. No los toleran.

La soberbia es contraria a una buena autoestima. Si una persona con una baja autoestima acude a terapia para aumentarla, no se va a convertir en una persona arrogante, sino alguien que confía en sus habilidades y virtudes, pero también reconoce sus puntos débiles y trabajar para compensarlos de forma saludable.

Detecta si eres una persona soberbia

  • Si haz hecho varias cosas importantes en tu vida no significa que eres mejor que nadie. Tienes tus defectos como todo el mundo, y eso no te hace peor persona. A veces asusta reconocer nuestras debilidades porque nos sentimos vulnerables y es normal. Pero si no las reconocemos y no nos enfrentamos a ellas vamos a acabar solos, aislados, sin nadie con quien contar.
  • Entiende y acepta que otros tengan sus propios puntos de vista, que pueden ser muy diferentes al tuyo. Nadie tiene la verdad absoluta. Tener diferentes opiniones puede ser muy enriquecedor. No desprecies a los demás porque piensen diferente. Escucha lo que tengan que decir, pueden sorprenderte.
  • Cultiva tu autoestima. No necesitas despreciar a los demás o dominarlos para sentirte válido. Todos somos valiosos.
  • Acude a un profesional si no sabes cómo frenar tu soberbia.

¿Cómo lidiar con una persona arrogante?

Si eres o consideras que tienes una persona soberbia cerca tuyo, estos consejos te ayudarán a lidiar con ella:

  • Ve la soberbia como una debilidad que es necesario mejorar, así mismo se consciente de tus fortalezas.
  • Protege tu autoestima.
  • Vive tu vida y no intentes la aprobación de otros
  • Haz la convivencia más cordial con las personas que se encuentren a tu alrededor
  • Deja de competir. No entres en ese juego de compararte con otros.
  • Pon tus límites, sobre todo si te toca trabajar con un soberbio.
  • Si crees que es necesario, en ocasiones es preferible alejarse.