Saltar al contenido
Consejos para ser feliz

Eres luz

diciembre 19, 2018
De la oscuridad a la luz

Cuando vives en la oscuridad estás inmerso en un mundo que no te permite ver la belleza y la luz que te rodea. Una de las cualidades más elevadas de las personas realizadas es su capacidad de ver belleza en todas partes y de extraer vida de esa belleza. «Déjame dar luz» es otra manera de decir déjame ilustrar mi presencia y mi actitud de que hay belleza en todo.

En muchos aspectos, poner luz donde hay oscuridad es una manera de dar una solución espiritual a un problema. La oscuridad simboliza la incapacidad de experimentar la verdadera naturaleza de nuestro mundo.

 

PON LUZ

Te sugiero que te veas como un ser de luz, un sistema de energía rápida que posee la capacidad de hacer desaparecer la oscuridad. Tú eres el portador de esa luz. Irradias esa luz cada vez que eres capaz de ayudarte a ti mismo y ayudar a los demás a triunfar sobre la oscuridad.

Además de pensar en la luz como una vibración de la energía que se mueve con rapidez, me gustaría que la consideraras una actitud. Es decir, puedes elegir entre pensar en la luz o pensar en la oscuridad. Cuando piensas en la luz arrojas sobre cualquier problema una claridad que puede disolver las dificultades.

 

Sabemos de forma intuitiva que los pensamientos de luz hacen desaparecer la oscuridad con la misma seguridad con que sabes que una luz encendida iluminará una habitación oscura. Los problemas existen cuando nos permitimos tener pensamientos envilecidos. Nuestros pensamientos negativos  contaminan nuestra vida y la vida de los que nos rodean. Los conflictos surgen cuando entramos en las frecuencias inferiores de la embriaguez,  la violencia, el abuso de sustancias y similares.

También tú tienes la opción de tener esta visión clara en tu vida y en la de los demás. Cuando confías en que esa luz clara brillará sobre cualquier problema, elevas tu nivel de energía y accedes a la orientación divina. Y no te equivoques: la orientación divina es una luz clara, no ambigua y libre de contaminación.

Te ofrezco ahora algunas sugerencias para poner luz en las experiencias de oscuridad que tengas en tu vida.

 

SUGERENCIAS PARA PONER LUZ EN LA OSCURIDAD

  • Aprecia la belleza. Observa la belleza que te rodea. Durante el día, párate a contemplar y sentir gratitud por los momentos de belleza que hay en tu vida. 
  • Familiarízate con  la  literatura  de  inspiración  sobre  los  que  han  vencido  la oscuridad en su vida. Por ejemplo Helen  Keller
  •  Recuerda:  todo  es  energía.  Lo sólido,  el  sonido,  la  luz,  los  pensamientos,  el  espíritu  son  movimientos,  ondas  que vibran   a   cierta   frecuencia.   
  • Puedes   ser   emisario   de   luz   y   ayudar   a   los   demás   a erradicar   la   oscuridad   que   haya   en   su   vida.   Piensa   en   la   luz   y   practica   la   meditación y visualización

 

  • Si dudas de tu capacidad de lograrlo, o te parece que enviar luz a través de tus pensamientos y la meditación es imposible, entonces ésta será tu experiencia.

 

  • Centra tus  pensamientos  en  la  luz  y  en  lo  que  quieres  y  no  en  la  oscuridad  y lo  que  no  quieres.  
  • Practica  el  ver  la  luz  dentro  de  ti.  Pon  pensamientos  de  luz  en toda  circunstancia  de  oscuridad.  Lo  corriente  es,  precisamente,  hacer  lo  contrario.
  • Ten pensamientos de luz y amor y penetra en la oscuridad con esa energía. Tu energía de luz iluminará la oscuridad. Puedes irradiar luz cuando sabes que la oscuridad es una ilusión y que los pensamientos de desesperación y angustia son lo que crean la ilusión de la oscuridad.
  • Ofrece compasión sabiendo que todo es para bien.
  • Sal  a  la  luz  cuando  te  abrumen  los  pensamientos  de  oscuridad.       Cada  vez que  te  encuentres  pensando  cosas  negativas  es  imperativo  que  físicamente  te  levantes y  dejes  entrar  luz.       Observarás  que  te  sientes  mucho  mejor.       Dejar  entrar  la  luz te  permite  literalmente  borrar  esos  pensamientos  negativos.
  • Consejos prácticos

  • Practica la  purificación  en  todos  los  ámbitos  de  tu  vida.        Empieza   por   tu   cuerpo.        Bebe más agua pura y menos líquidos turbios como refrescos, alcohol y café. De ocho a   diez   vasos   de   agua   pura   al   día   eliminan   las   toxinas   que   reducen   tus   niveles   de energía  y  desequilibran  la  armonía  energética  de  tu  cuerpo.  Te  sentirás  más  ligero, te   será   más   fácil   pensar   y   experimentarás   más   energía   espiritual   purificando   tu sistema  con  grandes      cantidades      de      agua  pura  cada  día.
  • Elimina las toxinas de tu dieta y observa cómo te sientes. Para completar el proceso de purificación, procura mantener puros tus pensamientos.
  • Cuando practicas el engaño de cualquier clase, invitas a entrar en tu sistema a un contaminante. Enturbias la luz y te mueves hacia la oscuridad. Otros tal vez se quejen de que no les dices lo que quieren oír; no obstante, sé firme cuando se trate de lo que aportas a la oscuridad de otro. Los demás acudirán a ti cuando sepan que no edulcoras tus respuestas en los momentos de dificultad.
  •  
  • La verdad es la luz. Practica esta verdad cuando ayudes a los demás y sé siempre absolutamente sincero contigo mismo. Puede que no elimines de inmediato toda la oscuridad que hay en tu vida. Pero si eres absolutamente sincero contigo mismo y admites tu fragilidad, poco a poco y con seguridad irás cambiando hacia la energía espiritual superior más rápida en la que esas sombras no pueden sobrevivir.

 

 

 

Deja un comentario