Saltar al contenido
Consejos para ser feliz

Las 12 leyes del karma

Las 12 leyes del karma

Karma es un concepto estrechamente relacionado con la acción, con el obrar. El karma es una energía que trasciende, y que es el efecto directo de las acciones de cada individuo.

Las 12 leyes del karma explican cómo funciona exactamente esta energía trascendental. Estas leyes permiten conocer el sentido último de la existencia, mediante las enseñanzas y consejos de la filosofía budista.

Obrar bien o mal es una decisión individual y, a partir de estas decisiones que tomas cada día, eres  igualmente responsable de las consecuencias y efectos que te hayas labrado.

A continuación te explicamos las 12 leyes del karma y de la vida para que aprendas a usarlas a tu favor. 

1. La ley esencial

Tal haces, tal recibes. Es la ley de leyes cuando se habla del karma. Recoges aquello que has ido sembrando durante tu vida.

2. Ley de generatividad

La misión de todo ser humano es ser partícipe de la vida, y eso implica creación. Tuya es la responsabilidad de tomar lo bueno que encuentras en el lugar del mundo que habitas, para construir tu propia vida.  Lo que te rodea te da pistas sobre tu estado interior.

3. Ley de humildad

Todo aquello que niegas, acaba influyendo negativamente. Si solo ves el lado malo de las cosas y de las otras personas, estarás renunciando a la humildad, esa virtud que hace que puedas crecer moral e intelectualmente.

4. Ley de la responsabilidad

Debes aceptar la responsabilidad de las cosas que te ocurren. Si te pasan cosas malas muy a menudo, es posible que estés haciendo algo mal tu mismo. Esta es una de las leyes del karma que se enfoca hacia las consecuencias directas de todo lo que haces, las cuales pueden ser buenas o malas. Todo acto conlleva sus consecuencias, aprende a asumirlas y afrontarlas. Esta es una verdad universal.

5. Ley de conexión

Cada acto, por intrascendente que pueda parecer, está conectado con muchos otros elementos del universo. Como se suele decir, el aleteo de una mariposa puede iniciar un tsunami. La realidad es compleja y absolutamente todos tus actos tienen su eco en el futuro.

6. Ley de desarrollo

Estas en constante cambio, en un permanente fluir. Hagas lo que hagas en tu vida, debes ser consciente que eres soberano de tu destino, y para ello hay que evolucionar espiritualmente.

7. Ley de focalización

Vas aprendiendo cosas paso a paso, de forma sostenida. No eres capaz de acceder a niveles altos de sabiduría sin haber estado antes en estadios intermedios. Debes perseguir ciertos objetivos en tu vida, e ir avanzando paso a paso hacia ellos.

8. Ley de la generosidad

Es vital que actúes con generosidad y amabilidad con otros seres humanos. Vivir en un estado mental de respeto y compasión hacia los demás te hace estar más conectado con la condición del ser que habita un mismo planeta. Da con alegría y sin condiciones. Da dinero, amor, alegría y amabilidad.

9. Ley del presente

Vivir pensando en el pasado, en lo que pudo haber sido y no fue, es una manera perfecta de desbaratar tu presente y tu futuro. Todo aquello que te ancla al pasado debe ser revisado: renuévate para  seguir adelante y hallar aquello que te hace feliz.

10. Ley del cambio

El infortunio tiende a repetirse hasta que encuentras el valor y los medios para cambiar tu vida. Esto se logra mediante los conocimientos y experiencias adquiridos, de los que aprendes y mejoras.

11. Ley de la paciencia

Los frutos que recoges tras mucho trabajar saben mejor. Cuanto más dedicado estes a las labores que te ocupan, mayor será la felicidad al recoger la recompensa.

12. Ley de la inspiración

Cuanto más esfuerzo, energía y valor dediques a tu vida diaria, mayor será el mérito de tus  triunfos. Incluso de los errores aprendes. El karma reconoce que eres un individuo con la capacidad para crear y evolucionar, incluso en circunstancias no del todo favorables. En algún momento llegarán los frutos, y habrás recorrido un camino de esfuerzo y valentía.

Las 12 leyes del karma te explican de manera sencilla como aplicarlas a tu vida.

Deja un comentario