Saltar al contenido
Consejos para ser feliz

Las cuatro leyes de la espiritualidad

febrero 1, 2020
Las cuatro leyes de la espiritualidad

La espiritualidad trasciende lo material y lo terrenal. El Ser espiritual no tiene porqué vincularse con la religión, la espiritualidad va más allá de religiones, dogmas y doctrinas. La espiritualidad permite trazar un camino, en el cual te permitirá conocerte a ti mismo, desde tu interior, de saber quien eres en realidad y de encontrar el vinculo con Dios, el universo, la mente creadora, el espíritu infinito como tu lo llames.

Las leyes de la espiritualidad de la india hacen referencia tanto a la filosofía hindú como al budismo. Por eso es habitual referirse a ellas como 4 leyes del hinduismo o 4 leyes del budismo. Te presentamos entonces las 4 leyes

Primera ley:

“La persona que llega a tu vida es la persona correcta”.

Es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están ahí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación.
Cada persona en la vida es un maestro. Y claro está, en algunos casos somos alumnos y en otros somos maestros de otros. Siempre a lo que nos resistimos persiste en nuestra vida, así que la vida nos seguirá poniendo personas de quienes algo no soportamos, algo para aprender y hasta que no lo aprendamos no nos graduaremos en ese aspecto.

Segunda ley:

“Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido”.


Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestra vida podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante.
No existe el: “Si hubiera hecho tal cosa hubiera sucedido tal otra…”.
No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante.
Entonces la cuestión es no amargarnos ni arrepentirnos de lo que hicimos y saber que como solo tenemos una vida, lo hecho, hecho está. Y así gracias a lo vivido está en nosotros no tropezarnos dos o tres veces con la misma piedra y tomar el camino correcto.

Tercera ley:

“En cualquier momento que empiece es el momento correcto”.

Todo empieza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es ahí cuando empezará.
Ésta nos deja claro que lo que pasó te fortaleció y es entonces cuando debe llegar lo que esperamos o el Universo, la Vida, Dios, la Energía, nos sorprende con algo tremendamente mejor. Todo lo que nos sucede es lo que nosotros atraemos, seamos consciente o no.

Cuarta ley:

“Cuando algo termina, termina”.


Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.
Así de simple, no hay que darle muchas vueltas: Borrón y cuenta nueva. Para que complicarse y caer en procesos de tristeza y depresión por lo que ya no es. Hay que avanzar de la manera que la vida nos pone en el camino.

“Si un día tienes que elegir entre el mundo y el amor, Recuerda:
Si eliges el mundo quedarás sin amor, Pero si eliges el Amor, Con él “Conquistarás al mundo”

Ábrete a tu parte espiritual

No te preocupes si tus comienzos en esta vida espiritual son pequeños. Todas las cosas buenas tienen comienzos pequeños. El poderoso roble surge a partir de una diminuta bellota. De una pequeñísima semilla brotan las plantas y las flores más hermosas. Por medio de una pequeñísima semilla muchas vidas pueden cambiar. A partir de un pequeño pensamiento de fe y creencia pueden surgir maravilla tras maravilla. Las cosas pequeñas al crecer se hacen grandes.

Agradece

Da gracias por todas las cosas pequeñas de la vida, después, y a medida que crecen, te mostrarás agradecido por todas y cada una de ellas, y expresarás tu gratitud con palabras y hechos. Deja que todo lo interior se exprese en el exterior. Recuerda siempre que un corazón agradecido es un corazón abierto, y que Me resulta mucho más fácil obrar en y a través de un corazón abierto. Da gracias y continua dando gracias por todas las cosas para que pueda trabajar en ti y a través de ti en todo momento y producir Mis prodigios y glorias para que todos puedan verlos.

Nunca envidies los logros o avances espirituales de otras personas. Date cuenta de que tú también puedes lograr lo mismo. Pero debes hacer algo en ese sentido y no limitarte a quedarte sentada lamentando tu suerte en la vida. Todas las almas pueden alcanzar la cumbre. Todas pueden entrar en contacto directo conmigo. Todas las almas pueden caminar y hablar conmigo si se quiere y se acepta ese hecho. Debes creer que es posible y debes querer hacerlo; entonces, con toda seguridad lo harás. Para eso no se precisa una vida entera. No es necesario que lleve tiempo alguno.

Puedes cambiar en un abrir y cerrar de ojos si así lo decides. En un momento dado puedes estar caminando en lo viejo, y en el siguiente puedes hallarte en la novedad gloriosa. Puede suceder así de rápido, sin esfuerzo alguno por tu parte, con un anhelo y determinación profundos y con una fe absoluta.

Deja un comentario