Saltar al contenido
Consejos para ser feliz

Crea milagros en tu vida

noviembre 8, 2019
Crea milagros en tu vida

Cuando hablamos de milagros, nos referiremos a cualquier cosa que hayas podido considerar más allá de tu capacidad de crear para ti, debido a las limitaciones que creias tener. Si has vivido en la creencia de que ciertos logros o niveles de logro eran imposibles para ti, deberás empezar por examinar el enfoque y las creencias de tu vida antes de intentar poner en práctica estrategias de realidad mágica.

Para convertirte en tu propio hacedor de milagros es esencial que des un propósito a tu vida y crees en ti un estado de apertura a la ayuda.

Claves para manifestar tu nueva realidad

Wayne Dyer identifico siete creencias o conocimientos que pueden ayudarte a poner en práctica el poder de crear milagros. Tenlas en cuenta y practicalas, una vez adoptes estos pasos en tu vida, estarás en buen camino para convertirte en tu propio hacedor de milagros.

  • Tus pensamientos son algo que tú controlas y que tiene su origen en ti. El pensamiento es nuestro modo de registrar y procesar nuestra experiencia humana. El pensamiento se origina a partir de una nada de tu interior y te da tu condición humana. Todo tu pasado, así como tu futuro, están dentro de ese reino del pensamiento. Tus pensamientos crean tu vivencia de la salud, de la riqueza y de todos los detalles de tu mundo. Ralph Waldo Emerson nos recordaba lo siguiente: «El antepasado de toda acción es el pensamiento». Vivimos la vida que imaginamos estar viviendo. Cuando dejas de imaginar, fantasear o pensar, cesa tu participación activa en tu mundo físico. Como paso hacia el despertar de la vida de la realidad mágica deberás tener en cuenta de qué modo tus pensamientos han contribuido a tener un enfoque no milagroso y limitador de la vida. Sabrás entonces que eres también capaz de producir lo contrario. Si, en efecto, los milagros están a la disposición de cualquiera, tú puede ser una de esas personas que los viven. Pero ello tiene su comienzo en ese antepasado de todas tus acciones que son tus pensamientos.
  • Examina lo que crees imposible, podrás luego cambiar tus creencias. Haz un inventarlo de lo que crees que no puede suceder en tu vida. Tanto si tiene relación con tus logros físicos como con tus relaciones, tu salud o tu economía, haz la promesa de, como mínimo, librarte de esas creencias. No seas iluso y no caigas en el autoengaño. Crea en ti una actitud abierta a la posibilidad, en lugar de seguir suscribiendo la imposibilidad. Sólo estés abierto a una nueva idea. Y recuerda que no tienes por qué hacer nada distinto en tu vida en ese momento, sino sólo dar la vuelta a algunas imágenes mentales.  Sustituye la creencia de que algo que puedes imaginar mentalmente es imposible por la creencia de que es posible. Ponte a trabajar en esa idea en seguida, en este mismo instante, que es la única realidad física que tienes.
Crea milagros en tu vida
Crea milagros en tu vida
  •  No hay límites. Todas las cosas que has llegado a considerar con convencimiento como límites son producto del modo en que has aprendido a pensar. Probablemente te enseñaron que la lógica y la comprobación científica dictan lo que es posible y lo que no lo es. Las personas que creen sólo en lo que pueden ver o demostrar científicamente se ven limitadas por el actual nivel de complejidad de nuestros dispositivos de medición. Conviértete en una persona que no acepta límite alguno en su mente. ¡Ninguno!
  •  Hay dentro de ti una fuerza vital invisible pero comprensible. Intenta cultivar la conciencia de la fuerza vital invisible que impregna toda forma del universo, incluido tu cuerpo físico. Esta fuerza invisible carece de límites y dimensiones, al igual que tus pensamientos, sentimientos, imaginación, sueños, fantasías y emociones. Esta fuerza vital universal, que forma parte de ti, es inmortal. Sabes simplemente que esa fuerza poderosa y divina, pero invisible, está dentro de ti. Confía totalmente en su presencia. Ella es, de hecho, la que te permite percibir y vivir tu cuerpo físico y este mundo físico en el que te albergas temporalmente.
  • Tu vida tiene un propósito. El universo entero constituye un sistema inteligente. El universo que es tu cuerpo físico es una multitud de sistemas, todos los cuales funcionan con asombrosa perfección, y es también un sistema inteligente. Tú eres esa inteligencia de la cual nunca puedes separarte, y tienes un propósito. Cuando sepas que tienes un propósito que puedes compartir con el mundo, al servicio de los demás, cuando lo descubras y cuando lo practiques, crearas los mayores milagros no solo para tu vida sino para millones de almas que lo desean.
  • Se supera la debilidad dejándola atrás. No se pueden superar la debilidad o las limitaciones pensando. No llegarás al lugar de armonía interior necesario para crear realidad mágica esforzándote por superar tus viejas conductas negativas. Lo que sí puedes aprender es a dejar atrás esa etapa de tu vida y cruzar la puerta que lleva a un nuevo modo de ser. Este proceso que consiste en dejar atrás las viejas costumbres empieza en tu dimensión invisible, es decir en tu pensamiento. Te ves a ti mismo liberándote realmente de los obstáculos que te habías puesto en la vida, te imaginas a ti mismo sin necesidad ya de apoyarte en esos esquemas negativos. Entonces está completa la parte que corresponde al pensamiento. Avanzas ahora hacia un nuevo tú. Dejas atrás la creencia de que no puedes cambiar o de que no puedes crear el milagro que deseas para ti, y dejarás atrás la actividad física que apoyaba esa creencia. Imagínatela atrás, mírala y sabrás que ya no vives de ese modo.

Deja un comentario