Saltar al contenido
Consejos para ser feliz

Cuando las cosas no salen como uno espera

noviembre 3, 2017
Cuando las cosas no salen como uno espera
Cuando las cosas no salen como uno espera.
Cuando las cosas no salen como uno espera.

Cuando las cosas no salen como uno espera?, Qué pasa cuando las cosas no salen como queremos?, ¿Qué pasa cuando por alguna razón que no entendemos, todo el esfuerzo y dedicación que hemos invertido en algo no da resultado?, ¿Cuál es tu reacción? Te dejas llevar por la corriente y te rindes, o sigues intentándolo con mucha más fuerza y constancia.  Es en los peores momentos en los que se reconoce la grandeza del ser humano. Para ganar, primero hay que saber perder. Hoy quiero compartir algunas reflexiones contigo acerca de lo que significa el enorme poder de la persistencia en tu vida, y como es de vital que lo practiques a diario.

Ahora con tantos juegos de video y tanta tecnología, los niños no prestan tanta atención a cosas tan simples pero muy divertidas como por ejemplo montar en bicicleta.

La vida a veces nos reta, nos pregunta: “¿Que vas a hacer, te vas a rendir o vas a seguir?”. Sé que montar en bicicleta no es un reto muy grande, pero creo que para cualquier situación de la vida en la que nos sintamos tentados a rendirnos, deberíamos actuar como si después de todas esas caídas y esos golpes, logramos tener equilibrio y seguir, seguir luchando y evitar rendirnos.

Lo que hace crecer a una pequeña semilla sembrada en la tierra, hasta convertirse en un grande e imponente árbol es lo mismo que hace que sigamos luchando por nuestros objetivos. Es la manifestación de que estamos vivos, es el valor de la fuerza y la perseverancia que todos tenemos desde que nacemos y que con el tiempo y con las vicisitudes se va guardando muy profundo en nuestro comportamiento.

Debes saber que el esfuerzo extra que tengamos en cada cosa que nos propongamos hace que lleguen maravillosas recompensas a nuestra vida. Ahora mismo, si estas pensando en rendirte frente a un reto que te mostrando la vida, párate de tu silla y di en voz alta: “Seguiré y evitaré que esta situación me haga rendir. Seguiré luchando con fuerza y perseverancia y nada me lo impedirá”.

Vamos, que nada te impida seguir en el camino hacia lo que quieres. Di la mayor cantidad de veces frases como esta y verás que te recargarás de energía y motivación, y lo que antes parecía enorme y difícil, se convertirá en el último escalón a subir para llegar a tu meta.