Saltar al contenido
Consejos para ser feliz

Cómo controlar la ira y evitar que te controle a ti

octubre 1, 2019
Cómo controlar la ira y evitar que te controle a ti

Trata de controlar tus impulsos como la ira, para que sea tu razón y no tus emociones las que tomen las decisiones. Serás más feliz si eres consciente de que tienes el control de las situaciones de tu vida, aun cuando parezcan totalmente desastrosas.

Cuando intentamos convencer a alguien de algo que para nosotros es lo correcto, como, por ejemplo: a que restaurante ir a cenar, de cual equipo de futbol debes ser aficionado, o hasta de quien fue la culpa en un choque de automóviles; tendemos a exaltarnos demasiado, a discutir y a tratar de imponernos a como dé lugar sobre las otras personas. Hay otra frase muy común: “Yo no soy monedita de oro para caerle bien a todo el mundo”. Como dice Cesar Lozano: Hay tres verdades, tu verdad, mi verdad y la verdad. Tratar de que las tres sean verdad al mismo tiempo es casi imposible.

Te voy a dar tres sencillos consejos que pueden darte una mejor idea sobre cómo controlar tus sentimientos de ira y enojo.

  1. La respiración: Seguramente dirás que tiene que ver la respiración con las emociones. Tiene que ver bastante. Muchas terapias de relajación y autocontrol se basan en la respiración, porque esta es un movimiento controlado por la parte subconsciente del cerebro. Es la parte que está encargada de mantener nuestras funciones vitales en orden. Cuando hacemos una respiración lenta, entramos en una especie de “cambio de mando”. Es decir, dejamos que la parte subconsciente tome el control de las tensiones en nuestro cuerpo, provocadas por las emociones negativas (ansiedad, angustia, miedo, estrés, etc.), bajando el ritmo cardiaco y haciendo que llegue más oxígeno al cerebro, para que así podamos reaccionar de una mejor forma. Cuando experimentes una situación difícil, en la que sientas que podrías actuar desmesuradamente, respira lentamente, absorbiendo el aire durante cinco segundos y luego expulsándolo por otros cinco segundos. Repite esto por lo menos diez veces. Veras como tú mismo encuentras la calma y la serenidad necesarias para actuar inteligentemente.
Cómo controlar la ira y evitar que te controle a ti
Cómo controlar la ira y evitar que te controle a ti

2- Evita ser el único en este mundo: Cuando sientas que nada te sale bien, y empieces a sentirte deprimido, no te quedes solo. Distráete con algo, haz algo en lo que te puedas relacionar con otras personas o tengas algún tipo de interacción social, o algo que te haga sentir mejor. Puede ser ir a visitar a un amigo a quien hace tiempo no veías, o ir a caminar por el parque, o ver una película muy graciosa, en fin. Lo que te quiero decir es que no te refugies en ti mismo, sino que siente que a pesar de lo duro que pueda parecer todo, existen muchas personas que puedan ayudarte, o que con una simple sonrisa en sus labios te hagan sentir mejor,  para que tú lo aproveches y llenes de entusiasmo y alegría los malos momentos.

3- Enriquece tu parte espiritual: independientemente de las creencias religiosas que tengas, busca enriquecerte por medio de la oración y de la fe. Quienes tienen un sentido espiritual más desarrollado, ven en la vida la oportunidad para conectarse con su entrono desde el interior. Imagina cuan felices seremos, si además de nutrirnos intelectualmente mediante el estudio, también aprendemos a controlar nuestras emociones, y las actitudes en cualquier momento de la vida. Podrías llegar a donde quisieras, serías una persona fuera de lo común y con la total convicción de que la felicidad es un método y no un sueño inalcanzable.

4- Haz ejercicio: La actividad física ayuda a que nuestro corazón funcione mejor, lo que implica que enviara sangre al resto de órganos del cuerpo. Eso garantiza el óptimo funcionamiento de nuestro cuerpo, y también de nuestro cebero, quien es el que de una u otra manera controla nuestras acciones. Cuando hacemos ejercicio regularmente, reducimos el número de palpitaciones del corazón mientras permanecemos en reposo. Eso hace que los niveles de ansiedad disminuyan y en situaciones difíciles mantengamos una actitud asertiva, en lugar de la desesperación total, ira, enojo y las ganas de arrasar con todo.

Deja un comentario