Saltar al contenido
Consejos para ser feliz

Casualidad o causalidad

Casualidad o causalidad

La casualidad se refiere a las cosas que suceden de forma inesperada y sin que se puedan prever. Casi sin darte cuenta ocurren y sin utilizar los medios adecuados para que sucedan, pero, suceden.

Surgen con un menor esfuerzo que cuando pones tu máximo empeño en conseguir algo y, sin embargo, cuesta llegar a ello. Pero un día las cosas surgen sin más con facilidad.

La causalidad es lo opuesto. El principio de causalidad afirma que todo evento tiene una causa.

Así, si haces algo y consigues un determinado resultado lo será porque has puesto los medios adecuados para llegar a éste. Y a veces han sido muchas las razones o causas que te han llevado a ello. En pocas palabras, las cosas no ocurren de manera aislada, sino que están ligadas a otras. Así, la relación que existe entre causa y el efecto alcanzado se llama causalidad.

Si empiezas a tomar el papel de protagonista de tu vida, te animas a dejar el papel pasivo, tomando las riendas tanto de tus pensamientos, de tus creencias y de tus acciones. En este caso, lo que dices, piensas y sientes producen un resultado que tu generaste.

Te devuelve el poder de cambiar las cosas, y también de generarlas. Por eso, para quienes piensan más en la causalidad que en la casualidad le darían a un simple encuentro causal la razón de pensar que, aunque más no fuera inconscientemente, quisimos generarlo.

Casualidad y coincidencia

Las cosas pasan y se dice que siempre tienen un propósito o una razón. Sin embargo, hay personas que afirman que no todo requiere explicarse y que las casualidades solo son hechos simples donde concuerdan cosas.

Si bien la casualidad estaría más ligada al azar, la coincidencia lleva una serie de factores, por ejemplo, estar en el sitio adecuado en el momento oportuno. Y para esto es necesario actuar y no esperar a que se dé “por azar” aquello que deseas. Ser proactivos, favorecer las circunstancias e insistir. Así que es necesario preparar los elementos para que se dé esa coincidencia.

Ley de la sincronicidad

La ley de la sincronicidad de Carl Jung afirma que “aunque a veces nos ocurren cosas que aparentemente no tienen nada que ver con las decisiones y las acciones que hemos tomado en nuestro día a día, estas cosas están ahí para que aprendamos algo acerca de nosotros mismos, de nuestra manera de disfrutar la vida”.

Si comprendes que las casualidades son la sincronicidad entre el universo y tu alma que tratan de hacerte llegar un importante mensaje: “Tu alma sabe tu propósito, sabe las experiencias que necesitas enfrentar para crecer y evolucionar, atraes a ti a las personas, experiencias y circunstancias que necesitas en determinados momentos”.

Las señales de la sincronicidad ocurren a diario; sin embargo, la mayoría de veces la mente no puede percibirlas.

Deja un comentario