Saltar al contenido
Consejos para ser feliz

Cómo tener disciplina

diciembre 26, 2018

La disciplina para muchos ha sido uno de los principales problemas que las personas a diario deben enfrentar. Realizar actividades que no les gusta hacer o que se tienen que realizar pero cuesta iniciarlas, tal es el caso de hacer ejercicio, levantarse temprano, comer sanamente, trabajar, estudiar, etc. 

Es curioso que nos cuesta hacer muchas actividades y que al comienzo tengamos toda la disposición de llevarlas a cabo pero a medida que pasa el tiempo vamos perdiendo el interés y por tal motivo dejamos de hacerlas. 

Esto aplica también para aquellas actividades que nos gustan pero que por pereza, algunas veces las vamos dejando de lado y  dejamos de hacerlas. 

El adquirir esa fuerza de voluntad, esa constancia, esa disciplina para ejecutarlas es fundamental  para tu vida. Si quieres tener el control de estos hábitos y  decisiones te damos algunas claves para superarlas. 

1. Evalúa tus debilidades

Reconoce tus defectos , tus puntos débiles en el momento de iniciar cualquier actividad, que hace que pierdas interés, que genera apatía después del que empezaste una actividad, identificando ya tienes media solución

Ten claros tus defectos, de lo contrario no podrás vencerlos 

2. Concentrate

Visualiza los resultados que deseas con la actividad que vas a realizar, una vez los tienes claros elimina toda distracción que impida cumplirlos. Por ejemplo si empiezas una dieta, elimina de tu vista los dulces, los chocolates o aquellos alimentos que te harán caer y por lo tanto abandonar tu objetivo. Mantén siempre el enfoque.

3. Define que resultados quieres u ejecuta un plan 

Tener actividades claras y concretas es la mejor forma de dar el impulso que requieres para alcanzar tus objetivos, sean pasos grandes o pequeños lo importante es que estén enfocados en tu meta. 

4. Desarrolla la autodisciplina

Cada vez que quieras abandonar recuerda el porque empezaste, es una técnica fabulosa, ya que te recordara 

5. Crea hábitos simples

Ser disciplinado y trabajar para crear un nuevo hábito puede ser desalentador al principio, especialmente si te enfocas en todo lo que tienes que hacer. Para que esta situación no te haga sentir intimidado, no te compliques. Alcanza tu meta a través de pequeños pasos en lugar de intentar cambiar todo al mismo tiempo, piensa en hacer una cosa de manera consistente y con esa meta en la mente te dominarás.

6. Avanza

Incluso con todas nuestras mejores intenciones y nuestros planes bien definidos, a veces nos quedamos cerca de alcanzar nuestras metas. Esto suele pasar. Puedes tener altibajos, grandes éxitos y fracasos lamentables. La clave es seguir avanzando.

Si tropiezas, reconoce lo que lo causó y sigue adelante. No te dejes envolver por la culpa, la ira o la frustración, porque estas emociones solo te arrastrarán y van a impedir tu progreso. Aprende de tus errores y perdónate. Retoma el juego y vuelve a enfocarte en tus metas.