Saltar al contenido
Consejos para ser feliz

¿Qué es la inteligencia emocional?

que es la inteligencia emocional

La inteligencia emocional es la habilidad de entender, usar y administrar tus propias emociones en formas que reduzcan el estrés, ayuden a comunicar efectivamente, empatizar con otras personas, superar desafíos y aminorar conflictos.

En pocas palabras, la inteligencia emocional se basa en qué tan bien identificas y manejas tus propias emociones, y cómo reaccionas ante las emociones de los demás.

Se trata de comprender cómo esas emociones moldean tus pensamientos y acciones para que puedas tener un mayor control sobre su comportamiento. También podrás desarrollar las habilidades para controlarte de forma efectiva.

Ser más consciente emocionalmente te permite crecer y comprender con profundidad quién eres. Lo que, a su vez, te permite comunicarte mejor con los demás y construir relaciones más sólidas.

Tras varios estudios e investigaciones se llegó a la conclusión de que la inteligencia emocional es un factor clave que hace que haya personas que destaquen sobre las demás. Es más, la inteligencia emocional es tan determinante en el éxito que el 90% de los profesionales más exitosos cuentan con un alto nivel de inteligencia emocional.

Para determinar en que nivel te encuentras a nivel emocional, es importante que tengas en cuenta estos pasos:

  1. Observa cómo te sientes
    En general, sueles tener un estilo de vida agitado por las diferentes actividades que adiario realizas, tanto así que en muchas ocasiones en lo que menos piensas es en contactarte con tus emociones. Para volver a conectar, busca unos minutos en el día, respira profundamente un par de veces y observa cómo te sientes emocionalmente. Presta atención a ese lugar donde se manifiesta esa emoción, como un sentimiento físico en tu cuerpo, y cómo sientes la sensación. Cuanto más practiques, más se convertirá en un hábito.
  1. Presta atención a tu comportamiento.
    Mientras practicas la conciencia emocional, tómate un momento para ser consciente de tu comportamiento. Observa cómo actúas cuando experimentas ciertas emociones y cómo eso afecta a tu vida diaria. Manejar las emociones resulta más fácil una vez que eres consciente de cómo reaccionas ante ellas.
  1. Cuestiona tus propias opiniones
    Tómate un momento para descubrir otros puntos de vista y desafiar los tuyos (incluso si todavía crees que tienes razón). Esto te ayudará a comprender a otras personas y a ser más receptivo y empatico a nuevas ideas.
  1. Asume la responsabilidad de tus sentimientos
    Tus emociones y tu comportamiento provienen de ti, no provienen de nadie más. Una vez que comiences a aceptar la responsabilidad de cómo te sientes y cómo te comportas, tendrá un impacto positivo en todas las áreas de tu vida.
  2. Celebra lo positivo
    Una parte clave de la inteligencia emocional es celebrar y reflexionar sobre los momentos positivos de la vida. Las personas que experimentan emociones positivas son generalmente más resistentes y más propensas a tener relaciones satisfactorias, lo que ayuda a superar la adversidad.
  3. Ten en cuenta lo negativo
    Reflexionar sobre los sentimientos negativos es tan importante como reflexionar sobre los positivos. Comprender por qué te sientes negativo es clave para convertirte en un individuo completo, ser más capaz de lidiar con los problemas negativos del futuro.
  4. No te olvides de respirar
    Para controlar tus emociones y evitar arrebatos, no olvides respirar. Ante el agobio de una situación, toma unos minutos para ponerte un poco de agua fría en la cara, sal fuera y toma un poco de aire fresco o prepara una bebida. Cualquier acción que te ayude a controlar esa emoción que estás sintiendo, y así poder responder correctamente.
  5. Un proceso de por vida
    Ten presente que la inteligencia emocional se desarrolla y requiere una mejora continua; es una práctica de por vida.

El autoconocimiento como parte de la inteligencia emocional


Es la capacidad de reconocer y comprender tu propio carácter, estados de ánimo y emociones. Si consideras que requieres trabajar en ello ten en cuenta estos aspectos:

  • Objetividad
    Puede que caigas en el autoengaño pensando que eres de cierta forma. Para ello, puedes preguntar a la gente que te rodea sobre tus fortalezas y debilidades. Luego compara la opinión que tienen los demás de ti con la que tienes tu de ti mismo. Atento a los patrones y recuerda no discutir con ellos, lo que te digan no tiene por qué ser la verdad.
  • Lleva un diario
    Una excelente forma de conocerse a uno mismo es llevar un diario. Puedes comenzar escribiendo lo que te sucedió, cada día: cómo te sentiste y cómo manejaste la situación. Documentar todos estos detalles te hará más consciente. Periódicamente, revisa tus anotaciones y observa la tendencia.
  • Descubre qué es lo que te motiva
    Empezar un proyecto nuevo siempre va acompañado de una alta motivación. Lo difícil es mantener esa motivación cuando aparecen los problemas. Toma un momento para recordar por qué empezaste el proyecto y qué es lo que quieres conseguir. La motivación es el motor que mueve los sueños.
  • Tómatelo con calma
    A veces, los estallidos emocionales ocurren porque no nos detenemos a procesar cómo nos sentimos. Date un descanso y haz un esfuerzo consciente para meditar, hacer yoga o leer: un poco de escapismo hace maravillas.
  • Se consciente de los desencadenantes emocionales
    Las personas conscientes de sí mismas son capaces de reconocer sus emociones a medida que ocurren. Es importante ser flexible con tus emociones y adaptarlas a la situación. No niegues tus emociones, pero tampoco seas rígido con ellas. Tómate un tiempo para procesar tus emociones antes de comunicarlas.
  • Predice cómo te sentirás
    Piensa en una situación en la que te encuentras y predice cómo te sentirás. Pon nombre a las emociones y acepta los sentimientos: ponerle nombre al sentimiento te proporciona el control.
  • Confía en tu intuición
    Si aún no estás seguro de qué camino tomar, confía en tu intuición. Después de todo, tu subconsciente ha estado aprendiendo qué camino tomar durante toda tu vida.

Comportamientos que muestran que tienes baja Inteligencia Emocional


Las personas que tienen una baja inteligencia emocional no acostumbran a lidiar de forma positiva con sus sentimientos. Suelen tragárselos y acumularlos, hasta que finalmente llegan a explotar, provocando sensaciones como tensión, estrés y ansiedad. Ignorar estas emociones hace que dañen tanto el cuerpo como la mente.

Tener una alta inteligencia emocional es la mejor forma de identificar aquellas situaciones que hacen mal y enfrentarte a ella cuando aún estas a tiempo. Si no aprendes a lidiar con tus sentimientos, es muy probable que termines experimentando ansiedad y depresión y que estos te lleven a acciones negativas en ti.

Las personas que tienen una buena inteligencia emocional suelen tener buenos modales, ser empáticos y cordiales. Sin embargo, también saben establecer límites. En momentos en los que un grupo está enfadado o hay demasiada tensión, estas personas saben estar calmadas. Pueden alejarse de las emociones mal manejadas, lo que les permite neutralizar a personas difíciles o tóxicas sin llegar a hacer enemigos.

Las emociones mal entendidas suelen provocar situaciones de malentendidos, elecciones poco razonadas o acciones que nos terminarán haciendo mal. Las personas con una Inteligencia emocional alta saben identificar sus emociones, nombrarlas y manejarlas. Cuanto más específico seas, mayor conocimiento tendrás.

Las personas con una inteligencia emocional alta reflexionan sobre sus pensamientos ya que saben que las primeras reacciones pueden ser erróneas y estar motivadas por los sentimientos. Primero desarrollan sus pensamientos y consideran los pros y contras.

Si eres de las personas que guarda rencor, debes saber que es síntoma de una baja Inteligencia Emocional. Es más, las emociones negativas que vienen con rencores suelen ser una respuesta al estrés. Guardar rencor significa que guardas el estrés generado de un enfado. Las personas que son emocionalmente inteligentes saben que deben evitarlo. Decir las cosas cuando suceden hace que te puedas encontrar mejor.

¿Qué es la inteligencia emocional según Daniel Goleman?

Daniel Goleman es un reconocido psicólogo y conferencista. Su libro, “Inteligencia Emocional”, supuso toda una revolución al aportar pruebas científicas acerca de la influencia que tienen las emociones en nuestra vida.

Goleman sostiene que las competencias emocionales se dividen en dos categorías: intrapersonales e interpersonales. Las primeras se refieren a la relación que establecemos con nosotros mismos y la segunda a las relaciones que tenemos con los demás. Todo empieza por uno mismo. Es difícil de creer que alguien que se lleva mal consigo mismo pueda tener buenas relaciones con los demás. Comprender los sentimientos de los demásmanejar las relaciones y tener poder de influencia es básico para conseguir cambios positivos en el entorno.

Una emoción provoca una acción, una respuesta. Habitualmente, ante determinadas emociones, nuestra respuesta suele ser automática, o lo que es lo mismo: una reacción ante un estímulo. Lo que dice la inteligencia emocional es que es posible responder en lugar de reaccionar. Es decir, introduce el concepto de gestión de la respuesta ante un estímulo.

Una emoción se produce como respuesta ante algo que nos sucede. En primer lugar, nos damos una explicación de lo que ha pasado (pensamiento) e inmediatamente tenemos una reacción fisiológica (emoción).

No podemos elegir tener o no una emoción, ya que es algo que pasa al margen de nuestra voluntad. Lo que sí podemos decidir es lo que queremos hacer con ella. Las emociones tienen una carga energética considerable, lo cual nos impulsa hacia la acción. Podemos decir que las emociones son el puente entre el pensamiento y la acción. Y nuestras acciones determinan nuestros resultados, configurando estos nuestra vida. Por lo tanto, si somos capaces de elegir nuestras acciones, es más que probable que obtengamos resultados diferentes.

La inteligencia emocional también resulta útil para mejorar nuestras relaciones con los demás. Y a mejores relaciones, mejor vida. Está demostrado que las personas con una inteligencia emocional elevada tienen una vida más satisfactoria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *