Saltar al contenido
Consejos para ser feliz

La ley de atracción, abundancia y prosperidad

La ley de atracción abundancia y prosperidad

La ley de atracción se manifiesta en los sentimientos de entusiasmo, felicidad, gratitud y amor, magnetizan todas las situaciones positivas a tu vida, cuando te percibes de esta manera, vibras alto. Si te sientes bien es porque tienes estos pensamientos y sensaciones positivas.

Qué es la ley de atracción

Es la Ley que establece que tenemos la capacidad de influir en los eventos y circunstancias de nuestras vidas, esto basado en la creencia de que todo aquello que queramos y así se lo manifestemos al Universo, se convertirá en realidad.

Cómo funciona la ley de atracción

La ley de la atracción funciona como un poder magnético, en el que tu eres el imán y atraes a ti lo que se relacione con tu pensamiento. En resumen  «te conviertes en lo que piensas», la ley de la atracción atrae a ti recursos, eventos, personas que armonicen con tu pensamiento y que son necesarias para convertir esa imagen mental, en realidad.

Cómo aplicar la ley de atracción

1. Elige pedir cosas que quieres y evita pedir las que no quieres.

Suena sencillo ya que todos los días de manera consciente o inconsciente pides cosas al Universo. Cuando lo haces conscientemente solicitas lo que deseas que pase, pero en muchas ocasiones haces todo lo contrario.

Lo primero que debemos entender (sí o sí), es que todo a lo que le brindas atención, todo aquello que dices, sientes y/o piensas, lo estas exponiendo al Universo.

Cuida tu entorno, y permite el acceso a tu vida solamente de aquellas cosas que te beneficien en todo momento.

Si te rodeas de gente tóxica, estarás expuesto a sus pensamioentos y sentimientos que afectarán tu frecuencia vibratoria, bajando tu autoestima y alejándote cada vez más de tus metas y de la vida de tus sueños.

Así que cuida tu entorno, ya que la Ley de Atracción establece que atraerás a tu vida cualquier cosa a la que le des tu energía y atención, sea deseada o no.

2. Si cambias tu forma de pensar y sentir también cambiarás tus resultados.

Si deseas atraer cosas positivas a tu vida, es necesario que irradies la misma energía y que te enfoques en emociones positivas (como el amor y la alegría), y en pensamientos de igual forma positivos.

La mayoría de nosotros tendemos a ser un poco negativos y cambiar eso requiere de práctica. Sin embargo, mientras más entrenes tu mente para transformar esa condición, atraer cosas positivas a tu vida se te dará cada vez mejor.

Cómo aplicar la ley de atracción en el dinero

Es totalmente posible manifestar riqueza! Solo tienes que aplicar las técnicas correctas.

1. Centrate en la abundancia

Se basa en la premisa básica de la Ley de Atracción de que atraes más de lo que te enfocas. Entonces, si pasas más tiempo enfocándote en la abundancia que tienes, más podría surgir en tu camino. Hay muchas maneras de hacer esto. Por ejemplo: Lleva un diario y practica anotar de 1 a 5 cosas por las cuales estes agradecido.

2. Elimina pensamientos limitantes

Cuando intentas atraer la abundancia, tu crítico interno a menudo te dirá que no puedes. A veces, incluso te dirá que no mereces ser rico. Siempre que surja un pensamiento negativo como este, inmediatamente gíralo y céntrate en lo contrario. Por ejemplo, cuando te preocupas “No creo que alguna vez sea lo suficientemente exitoso como para ganar dinero”, di con firmeza: “Yo soy lo suficientemente exitoso para ganar grandes cantidades de dinero”.

Si es necesario, use una técnica para detener el pensamiento como decir la palabra “Stop” en voz alta o representando una señal de stop roja.

3. Mantén una relación positiva con el dinero

Cuando vives de una manera que se alinea con tus valores, obtienes mucho dinero y desarrollas una relación mucho más positiva con el dinero. Y cuando veas el dinero de una manera positiva y amorosa, ¡atraerá más dinero al instante!

4. Analiza tu realidad.

Manifestar riqueza no es solo conectar el dinero con la felicidad. También se trata de analizar la realidad de tu situación financiera y actuar en consecuencia. Se honesto contigo mismo. Mira todas tus finanzas, incluidas las deudas. No tengas miedo de pedir ayuda si las necesitas. Si es el caso, elabora un plan para mejorar la situación.

Si no tienes abundancia hoy, está bien. Recuerda que no es posible llegar a donde quieres ir a menos que te comprometas con la verdad de dónde te encuentras ahora.

5. Visualiza y trabaja para obtener dinero

Alinea tu propia vibración con la riqueza y la abundancia. Mientras haces esto, imagina que tienes toda la riqueza que necesitas, así mismo trabaja para obtenerlo. Mira oportunidades, capacitate, informate. Además de visualizar, tu responsabilidad es enfocarte enk8

6. Eliminar el miedo al éxito

Muchas personas sin conocerlo de manera consciente se autosabotean, esto puede ocurrir, debido a que se tiene miedo de lo que sucederá si atrae dinero

Escriba todas las razones por las que podría tener miedo de ser abundante. Por ejemplo, podría escribir “¿Qué pasa si las personas solo me usan por mi riqueza? “o” ¿Qué pasa si no estoy contento, incluso cuando soy rico? “.

Para cada miedo, piensa de dónde viene. ¿Alguien de tu pasado te dio este mensaje? ¿Viene de tu entorno social? Tenga en cuenta la fuente.

Por último, escribe una respuesta a cada preocupación. Por ejemplo, “seguiré conociendo a los verdaderos amigos de los falsos amigos, sin importar lo rico que sea”.

Ley de atracción y abundancia

El Secreto para comenzar a reflexionar y pensar en tu naturaleza abundante es abrir tu corazón y aceptar que existe plena abundancia que ya conquisto tu vida.

Elimina cualquier escudo de tu corazón y mándalo a la papelera de reciclaje de tu mente. Respira abundantemente y abre tus brazos invitando a este universo a profundizar en tu corazón.

Por cada respiración imagina que estas absorbiendo el universo que derrama sobre tu corazón cada gota de energía ,todo el universo y sus habitantes. Y comprueba como tu vida es realmente abundante.

Celebra con gratitud toda abundancia que te rodea, Debes dejar entrar toda esta abundancia de oportunidades, alegría y magia en tu corazón de tal manera que solo pensarlo te produzca una gran sonrisa en tu interior. Puede que en la actualidad tengas cerradas las puertas y ventanas para que entre la abundancia en tu vida por culpa de la escasez y mediocridad por la que fuimos enseñados. Elimina ese pensamiento de tu mente y declara te abundante cada vez que te veas al espejo.

Se un canal de abundancia para los demás, Una manera de activar el flujo de la abundancia en ti, es la práctica de dar a los demás, con la convicción que eres un ser infinitamente abundante. Libérate de la escasez, codicia y temor. Prueba un acto de bondad con una persona al azar y hazlo por ti mismo, para poder observar la abundancia.

Ley de atracción y prosperidad

  1. Decreta con fe lo que deseas para tu crecimiento personal y profesional: Todos tenemos una semilla de la divinidad interna.
  2. Entrégate sin poner condiciones: No te pongas fechas límites. Ni digas que no tienes dinero.
  3. Busca personas positivas: Si hoy alguien está en tu vida es porque lo has atraído.
  4. Presta atención a lo que estás deseando: Enfócate en lo que quieres conseguir; un trabajo, un negocio, un proyecto. No importa que las condiciones de tiempo y espacio no estén dadas.
  5. Experimenta una emoción positiva: Se puede conseguir lo que deseas desde cualquier punto de partida. El dinero se multiplica.
  6. Reúne los datos y experiencias de tu vida real para lograr tu vida ideal.
  7. Tu ser interior se manifiestas a través de las emociones: Los pensamientos deben estar en armonía con tu ser interior.
  8. La técnica de los 68 segundos de concentración en un pensamiento positivo activará la Ley de Atracción para cualquier cosa deseable, incluyendo el dinero.
  9. Debes dar por hecho que ya has logrado lo que querías y hablar como que ya hubiese sucedido.
  10. En tu mente tienes la llave que abrirá las puertas de todas las riquezas. Elimina pensamiento que conlleven mensajes de carencia pobreza. No alejes la abundancia de tu vida.

Abraham Hicks, el mejor maestro de espiritualidad del mundo actual, explica que siempre nos cuesta expresar un deseo sin añadir una idea pesimista o contraria a su consecución.

Qué significa ser una persona abundante

Una Persona Abundante lo es en todos los ámbitos de su vida. Es abundante en salud, en relaciones, en amor, en dinero. Es un estado del Ser en el que tu Vida es Abundante y no te falta de nada.

La Abundancia vendrá a tu vida cuando das, cuando eres generoso. Lo que das es lo que recibes. si quieres tener altos  ingresos, antes tendrás que dar ciertas cantidades de dinero sin pensar en que a ti te puede faltar.

Evita pensar en la escasez . Enfócate en la causa y no en la consecuencia. Si piensas que no tienes suficiente, sólo pones el foco en la carencia y no en dar a los demás. Si no das a los demás porque sientes carencias, no conseguirás Ser Abundante.

La vida compensa a las personas que son abundantes en su vida; y por eso siguen viviendo una vida de abundancia .

Decretos de abundancia y prosperidad

– Afirmo que el universo es mi fuente de prosperidad instantánea, constante e infinita, y me permito sentir la verdad de esas palabras. Fomento estas semillas de pensamiento en mi mente y elimino cualquier pensamiento de escasez o limitación que pueda dañar los frutos de mi trabajo. Con fe, mantengo mis pensamientos centrados en las ideas divinas de prosperidad y abundancia. Al cultivar mi conciencia, abro el camino para bendiciones nuevas e infinitas.

–               Soy maravillosamente próspero.  Al entrar en el Silencio, recuerdo que el Espíritu Infinito es la única fuente infalible de mi bien. Doy gracias de corazón por esta verdad, reconociendo que desarrollar mi conciencia espiritual es la mayor inversión que puedo hacer para expandir mi prosperidad espiritual y material.

–               Me siento próspero cada vez que disfruto la belleza de un amanecer o siento que una oleada de energía divina fluye en mente y cuerpo. Me siento próspero cada vez que tengo nuevas ideas y experimento mayor bienestar y confianza. Me siento próspero al orar y reconocer que soy un ser espiritual.

–               Mi vida está llena de prosperidad ilimitada. La belleza de la Tierra, el amor de mis familiares y amigos, las oportunidades ante mí, y hasta las lecciones que aprendo todos los días, aseguran mi prosperidad. La prosperidad es mucho más que posesiones materiales; es también un estado mental. Es la comprensión de que las bendiciones llenan mi vida.

– Cuando reflexiono en lo que significa la prosperidad, tengo presente que ésta es más que cosas materiales. Sé que también existe la prosperidad espiritual —la manifestación ilimitada de ideas divinas. Al aquietar mis pensamientos y abrir mi mente a mi naturaleza divina, yo soy inspirado con ideas creativas e innovadoras. Doy gracias porque hay abundancia de bien para mí y para todas las personas. Con un corazón agradecido, sé que tengo suficiente para disfrutar y para compartir con los demás.

–  Siento mucho agradecimiento por el bien y el amor que me rodean. Doy de corazón y con gran gozo, compartiendo libremente de todo lo bueno que llega a mi vida. Doy gracias por el fluir divino de abundancia. Todo lo que necesito llega a mí con facilidad, gracia y felicidad. Mi corazón rebosa de gratitud, en el silencio.

–  Hoy elijo tener una perspectiva próspera. Recuerdo “buscar el bien”. Encuentro bendiciones en todas las facetas de mi vida. Aun ante desafíos, percibo bendiciones en mi salud, en mis esfuerzos creativos, finanzas y en mi familia. Veo aceptación, bondad y otras cualidades positivas en mí. Mi actitud próspera y positiva inspira a otros. El poder multiplicador de la prosperidad obra y se expresa a través de mí

–  Puedo ir a mi interior y conectarme conscientemente con la verdad de la provisión infalible del Espíritu. Pienso, hablo y actúo de maneras que reflejen la abundancia divina. La abundancia del Espíritu se mueve hacia mí y por medio de mí.

– Yo soy próspero porque existe una abundancia de ideas divinas disponibles para mí. Las ideas divinas lo abarcan todo en el universo, me veo como un canal de abundancia, y busco maneras de compartir mis dones. ¡Es una experiencia gozosa dar del bien que tengo para ofrecer! Yo soy un canal para el fluir de la abundancia.

– Con gran gozo y gratitud acepto que yo soy heredero del reino en mí. Aparto cualquier pensamiento de escasez o limitación, porque el bien de Dios es ilimitado e inagotable. Doy gracias por los dones divinos de salud, amor y sabiduría, aceptándolos como herramientas para una vida próspera. Utilizo sabiamente, y comparto con los demás, las bendiciones abundantes que recibo.

– Una vida abundante es mi derecho de nacimiento. Con un corazón lleno de fe y gratitud, reclamo mi derecho de disfrutar de paz y prosperidad ilimitada.

– La abundancia es mía en toda área de mi vida. Tengo energía suficiente para lograr lo que debo lograr. Tengo recursos ilimitados. Tengo poder para reconocer mi fortaleza y sabiduría, y hago que ellas me apoyen de la mejor manera posible. Descanso, y permito que el universo obre en mí y a mi alrededor para mi mayor bien.

– – Recibo con gratitud las bendiciones. Un intercambio dinámico tiene lugar cuando permito que otros compartan conmigo. Soy bendecido abundantemente cuando participo en el fluir de energía del Universo.

– Mi mente y mi corazón están abiertos al bien ilimitado del universo. Acepto la prosperidad al encontrar nuevas maneras de llevar una vida con propósito, de vivir de adentro hacia fuera. Existe un caudal poderoso de bien que fluye a mi vida ahora. En el silencio descanso, me aquieto, tengo claridad y reclamo mi bien con fe

–               Yo merezco la prosperidad, El amor, la abundancia y la riqueza en todas las áreas de mi vida, es todo lo que existe en mí y lo acepto ahora mismo

–               La luz de la prosperidad ilumina mi vida

–               Yo Soy la Conciencia de Prosperidad que cambia mis patrones mentales y amplÍa los horizontes de mi vida. Pienso en grande y quito la apariencia de limitación, de mi mente y mis sentimientos. Quiero, demando y espero grandes cosas en la vida en abundancia y aun ambiente a tono con mis deseos.

–               Yo Soy la Sabiduría del buen vivir en el justo equilibrio. Yo Soy la Abundante provisión que cubre todas mis necesidades, las de mi hogar y mi familia. Hago conciencia de que la Divina Presencia me ampara y me asiste.

–               Me amo y me acepto tal como soy, entiendo que la abundancia nace desde nuestro ser, por ello el amor es todo lo que existe en mi, Estoy abierto y receptivo a las oportunidades, eventos y todas las cosas buenas que lleguen a mi vida y me aporten y beneficien para lograr mi total libertad financiera

–               Elijo vivir una vida en prosperidad y abundancia

–               Yo Soy riqueza manifestada para el bienestar de mi vida, la tranquilidad de mi hogar y el descanso que necesito. Yo Soy la Sustancia y la Opulencia en mi ambiente personal, en todas las cosas constructivas que deseo. Yo Soy la fe para esperar y el autocontrol mental para atraer, hacia mí, la prosperidad que demando.

–               Yo Soy la Llave del Amor Divino que abre las puertas de la Prosperidad en mi vida, porque el Amor Divino es el logro victorioso que todo lo resuelve. No le doy poder a ninguna apariencia exterior. Le ordeno a mi parte humana que se aquiete y se tranquilice. Yo Soy la liberación económica en la Luz.

–               Controlo mis pensamientos, las dudas e inquietudes  de mi Personalidad. Me mantengo en paz, serenamente. Confío en el Gran Poder del universo que cubre todas mis necesidades y las de mi familia. Invoco a la fuente universal, decreto prosperidad y así lo espero. Yo Soy la Sabiduría que me dirige hacia el logro de una situación económica próspera y estable.

–               ¡Amo lo que tengo amo lo que quiero y consigo todo lo que me propongo!! Mi trabajo mi vida, mi familia y mis amigos son felicidad. A mis amigos GRACIAS, a mi familia GRACIAS y a los que lleguen a mi vida los espero con GRATITUD , PAZ Y FELICIDAD.

–               Decreto Orden Divino en mis asuntos, mi trabajo y mi ambiente personal, Yo Soy el ajuste armonioso de lo que precisa, a través de la corrección del Yo Personal, la disciplina y la comprensión de la Verdad. Acepto la Verdad y realizo la Verdad que es el abundante suministro de dinero y el bienestar económico suficiente para un vivir equilibrado y tranquilo. Yo Soy la prosperidad en aumento, el discernimiento espiritual en forma de ideas realizadoras que me hacen progresar. Doy las gracias.

–               El Amor Divino, a través de mí, bendice el dinero que recibo, el dinero que doy, para que se multiplique en mis manos y en las de todas las personas a quienes lleguen. Decreto que la bendición aumenta las ganancias y lo que deseo para mí lo deseo también para todos los demás. La Ley de la Divina Provisión me hace prosperar.

–               Yo Pongo a circular e dinero con generosidad y gozo. Doy abundantemente y sin reservas, sin ningún pensamiento de recompensa, sin pedir nada a cambio, libre e impersonalmente. Sé que, a todo el que da, se le regresa multiplicando tarde o temprano. Somos los distribuidores de las riquezas del padre. Nunca nada material pertenece a persona alguna, porque todo lo físico regresa a la tierra de donde procede. Yo Soy la Sabiduría del dinero bien administrado, con generosidad y justicia.

  • La Verdad de la fuente universal, en este hogar, es que seamos prósperos y felices, que no nos falte nada. Doy las gracias al universo por la abundante provisión que acepto, recibo, bendigo y proyecto a toda la humanidad.

– Tengo fe en mis ideas para prosperar y producir dinero; porque la Inteligencia Divina está en mí. Bendigo la Divina Sabiduría que me conduce y realizo mi capacidad de acción. Yo Soy paciente, positivo, persistente y optimista, con la firme determinación de triunfar en el logro de mi prosperidad económica.

– Al pagar las cuentas, quizás me sienta frustrado por la relación entre mis ingresos y gastos. Si oro por prosperidad y digo afirmaciones, ¿por qué las leyes creativas de la abundancia no funcionan para mí? Porque estoy enfocando la prosperidad creyendo en la escasez. Mi enfoque está en lo que percibo como necesidades. Y, aquello en lo que pongo mi atención, aumenta. Si me centro en lo que falta, lo que hago es crear más necesidades. Así que mantengo mi enfoque en el Espíritu morador. Aprecio cómo la prosperidad ya está presente en mi vida. Abro mi mente a las ideas divinas, las cuales inmediatamente me guían a nuevos recursos y canales. ¡La prosperidad viene a mí de maneras nuevas y maravillosas!

Deja un comentario