Saltar al contenido
Consejos para ser feliz

Vive en armonía contigo y con los demás –

septiembre 17, 2018
Vive en armonía contigo y con los demás - Técnicas fundamentales para tratar a los demás
Vive en armonía contigo y con los demás
Vive en armonía contigo y con los demás

Los principales conflictos que enfrentamos a diario están relacionados por el comportamiento que tenemos con las demás personas. Algunas veces de manera inconsciente ofendemos de alguna manera a otra persona ocasionando problemas de convivencia. Si bien es cierto que no podemos estar pendientes de las reacciones del otro, ya que actuaremos conforme nos aprueben, si es conveniente revisar que acciones influyen en dañar relaciones con nuestra familia, amigos, compañeros de trabajo,etc, influyen en nuestras emociones, en nuestra armonía y tranquilidad.

A continuación te presentamos algúnas técnicas que el gran autor Dale Carnegie nos explica en su famoso libro “Como ganar amigos e influir sobre las personas” .

Técnicas fundamentales para tratar a los demás

 

  1. No critiques, no condenes no te quejes.

Ninguna persona  se critica a sí misma, por grandes que sean sus errores,  por el contrario, aprovecha el menor pretexto para descargar en otros sus críticas más fuertes. Pero además de ser peligrosas porque lastiman el orgullo, debilitan  la autoestima y hacen emerger el resentimiento, las críticas son inútiles, pues en lugar de provocar cambios duraderos, ponen al criticado a la defensiva y listo para justificarse. Cualquiera puede criticar, censurar y quejarse. Pero se necesita carácter y dominio de sí mismo para ser comprensivo y capaz de perdonar. En lugar de condenar a la gente, intenta comprenderla.

  1. Demuestra aprecio honrado y sincero.

Cada persona satisface su deseo de ser alguien de una forma diferente y esa es la característica que mejor define su carácter.

  1. Despierta en los demás un deseo entusiasta. Si quieres que los otros se interesen por algo, ponte en su posición, piensa qué les gusta, háblales de lo que ellos quieren y muéstrales cómo conseguirlo.  En lugar de hablarle al otro de lo que quieres que haga, tóma una pausa y piensa: ¿cómo puedo lograr que desee hacerlo?. Entonces podrás presentar las cosas de modo que el otro pueda ver que le generan beneficios.

Seis maneras de agradar a los demás

  1. Muestra un interés sincero por los demás.

Un interés genuino en la otra persona es la cualidad más destacada que puede poseer un cualquier persona. Se pueden ganar más amigos en dos meses                          interesándose genuinamente por ellos, de los que se conseguirían en dos años intentando que los demás se interesen por uno.

  1. Sonríe

Las acciones y los gestos dicen más que las palabras, por eso, una sonrisa sincera, de aquellas que transmiten un Me gustas. Me das felicidad. Me alegra tanto           verte, abre puertas, cierra negocios y conquista corazones.

Tu sonrisa es una mensajera de bondad. Tu sonrisa ilumina la vida de aquellos que la ven. A pesar de haber visto docenas de personas fruncir el entrecejo, de               mal humor o apáticas, tu sonrisa sigue siendo como el sol que rompe a través de las nubes. Especialmente cuando alguien se encuentra bajo la presión del                     jefe, los  clientes o maestros, de sus padres o de sus hijos, una sonrisa puede ayudar a comprender que no todo es en vano, que aún hay alegría en el mundo.

  1. Recuerda que para toda persona, su nombre es el sonido más dulce y primordial en cualquier idioma.

 

Deberíamos tener presente la magia que hay en un nombre, y comprender que es algo propio exclusivamente de esa persona, y de nadie más. El nombre pone aparte al individuo; lo hace sentir único entre todos los demás. La información que damos, o la pregunta que hacemos, toma una importancia especial cuando le agregamos el nombre de nuestro interlocutor. Desde la camarera hasta el principal ejecutivo de una empresa, el nombre obrará milagros cuando tratamos con la personas

 

  1. Se un buen oyente. Anima a los demás a que hablen de sí mismos.

De manera que si aspiras a ser un buen conversador, se un oyente atento. Para ser interesante, hay que interesarse. Pregunta cosas que tu interlocutor se complacerá en responder. Aliéntalo a hablar de sí mismo y de sus experiencias. Es muy importante prestar atención exclusiva a la persona que habla. No hay nada más halagador que eso.

 

  1. Habla siempre de lo que interese a los demás.

 

Hablar en términos de los intereses de la otra persona es beneficioso para las dos partes.  Empresarios, vendedores y maestros han encontrado con asombro los grandes frutos que se obtienen cuando se logra establecer un vínculo sincero con los intereses del interlocutor.

  1. Haz que la otra persona se sienta importante, y házlo sinceramente.

Casi todas las personas con las que hablas  se sienten superiores a ti en algún sentido, y un camino seguro para llegarles al corazón es hacerles comprender, de un modo muy sutil, que  reconoces su importancia, y la reconoces sinceramente. Disraeli, uno de los hombres más astutos que han gobernado el Imperio Británico, afirmaba lo siguiente: Hábleles a las personas de ellos mismos y lo escucharán durante horas.