Saltar al contenido
Consejos para ser feliz

El arte de responder a un insulto

El arte de responder a un insulto

Detrás de una persona que recurre al insulto para transgredir las emociones de otra, por lo general tiene sentimientos del pasado que no fueron sanados de manera oportuna: envidias, narcisismos y soberbias, entre otros.

Se caracterizan por su poca asertividad, al no poder expresarse bien, proyectan su inseguridad en los demás para buscar sentirse superiores o, por lo menos, mejor que el resto. Lo único que debes tener claro, es que siempre puedes encontrar una salida digna en situaciones donde alguien te insulta intencionadamente o te afligen, te compartimos algunas ideas para lograrlo.

1. Mantener la calma

El objetivo de un insulto es conseguir que el otro pierda la cordura y dejar una  dosis fuerte de energía negativa. Si alcanza su objetivo, tu pierdes. Así que Mantente con la mente fría, no caigas en reacciones violentas ni excusas humillantes. Habla tranquilo, relajado y al mismo tiempo, con claridad y firmeza. Esto lo desanimará e impedirás que juegue con tus emociones.

2. Tratar de entenderlo 

Intentan ser empático o ponte en los zapatos de esa persona. Presta atención a las causas de su agresividad y de cada insulto que pronuncia, a lo que no tiene sentido, al hecho de que no tiene nada que ver con la esencia de lo sucedido. Realiza algunas preguntas para entender de la mejor manera. Después de ello, reflexionará sobre la situación. Por ejemplo ¿Por qué estás actuando de esta manera?”. Al pensar en tus preguntas, la persona entenderá lo absurdo de la situación.

3. Mantén el diálogo y el tono constructivo

Explícale que aprecias su punto de vista, esto lo dejará sin armas para seguir insultandote. Al apreciar la calma y la inteligencia que proyectas, dejará de lado sus palabras guiadas por las emociones. Mantener un diálogo constructivo es una opción mucho más fuerte y del todo correcta. Tanto que incluso aquellos que no están familiarizados con las nociones de gracia y cortesía, seguramente, reaccionarán a tus palabras con respeto.

4. Brillar con ingenio

La opción más sencilla es reírse en respuesta a sus palabras. Y una acrobacia compleja sería la siguiente: recurrir a la auto-ironía, dar una respuesta ingeniosa y rápida, e incluso lanzarle un cumplido a tu interlocutor. 

6. Mostrar cortesía

Al no recibir una supuesta respuesta negativa acorde al guion previsto por el que insulta, este perderá interés en la discusión. Al mismo tiempo que tú, tendrás la oportunidad de tomar las riendas de la situación.

7. Ignorar

Corta la desagradable conversación. Esta es una forma universal de protección psicológica. Adecuada para todo tipo de agresividad. Especialmente, si tratas con una persona mentalmente perturbada o alguien con quien no necesitas mantener ningún tipo de relación.

Deja un comentario